miércoles, 2 de noviembre de 2016

Por los cañones del Sil



 Las fuertes pendientes y los desniveles, la existencia de grandes masas de vegetación autóctona, y una intensa ocupación humana del espacio mediante terrazas, son elementos que confieren un gran atractivo al recorrido por los valles fluviales del Sil y del Miño. 
 Nos encontramos delante de los denominados “mares interiores de Galicia”. Los embalses de Belesar, Os Peares y Santo Estevo remansan las aguas de los ríos, permitiendo la navegación en los famosos “catamaranes”. A bordo de estas embarcaciones se puede apreciar el espectáculo único de los cañones desde su fondo, convirtiendo la navegación en un placer para los sentidos. Estos viajes por el embalse de Santo Estevo permiten apreciar la totalidad de los tramos espectaculares del cañón que el Sil fue excavando a lo largo de los ayuntamientos de Nogueira de Ramuín, Parada de Sil, A Teixeira (los tres en la parte de Ourense) y Sober (Lugo). Asimismo, se pueden apreciar los cortados rocosos y la exuberante vegetación que en muchos casos es propia del clima mediterráneo, como se comprueba por la presencia de encinas, difíciles de encontrar en Galicia. 
 El cañón del Sil es más angosto que el del Miño, con paredes verticales en muchos casos de una gran espectacularidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario