martes, 17 de febrero de 2015

Campamento Romano A Ciadella



 Asentado sobre una altiplanicie de 480 metros, el campamento romano de A Ciadella se encuentra rodeado por una cadena montañosa que es la Sierra da Corda, su altura varía entre los 522  y los 601 metros. 
 La presencia del campamento en este lugar se debe a motivos estratégicos como el control del paso cara a “Lucus Augusti” (Lugo). Gracias a las tejas halladas, con marcas que consisten en unos sellos rectangulares con esquinas redondeadas con la inscripción COHIC, CPC, CIC, que se piensa que corresponden a las Cohors I Celtiberorum. Estas Cohors las conocemos a través de una fuente escrita conocida como Noticia Dignitatum. A finales del siglo I estarían en el Norte de África, se asientan en A Ciadella a comienzos del siglo II y permanecen allí hasta bien entrado el siglo IV en el que es trasladada a Iulóbriga (Reinosa). Una vez abandonado es ocupado por población civil germánica.
 El recinto campamental es rectangular, con las esquinas redondeadas. Sus dimensiones son 172 metros de largo por 140 metros de ancho, lo que equivale a una extensión total de 2,40 hectáreas, que son las medidas idóneas para el asentamiento de una Unidad Militar Quinquenaria, es decir, una Cohors.  
 Todo este recinto está defendido por una muralla y un foso así como varios puestos de vigilancia situados en las cercanías del campamento.
 Los materiales hallados en el campamento son numerosos, destacando la cerámica común romana, Sigillata Hispánica procedentes de los talleres de Tricio (Rioja Alavesa), Sigillata Hispánica Tardía, Lkucernas, una amplia gama de vidrios, monedas que abarcan desde la época de Domiciano (86 D.C.) hasta Claudio II (270), bronces, objetos de hierro, materiales cerámicos de construcción, etc.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario