jueves, 11 de diciembre de 2014

Río Anllóns, Playa de Balarés, Monte Blanco (Ponteceso)



 El municipio de Ponteceso, en la provincia de A Coruña, debe su topónimo al latín “pons caesus” (puente cerrado o cortado).
 Cruzado por el río Anllóns presume de un paisaje con increíbles vistas desde el Monte Blanco, un monte formado por arena blanca, cuya misma denominación tiene la duna rampeante en el concello de Camariñas.
 En Ponteceso, pueblo natal del poeta Eduardo Pondal, está la playa de Balarés situada en la ría de Corme y Laxe, en un extremo del Monte Blanco. Durante la Segunda Guerra Mundial se exportaba wolframio para los alemanes, desde un embarcadero situado en un extremo del arenal, del que todavía quedan restos.
 Balarés es, sin duda, uno de los parajes más hermosos del ayuntamiento.
 El entorno natural dispone de magnificas vistas panorámicas sobre todo el recorrido desde Ponteceso, con gran belleza con puntos de observación singulares como el mirador sobre la desembocadura del río Anllóns, la cima del monte Blanco y el descenso hasta la playa.
 El Monte Blanco es un gigante de arena y la atalaya del paisaje de Ponteceso. Es llamado así por estar recubierto de la arena que sube por la ladera del monte, empujada por los vientos del suroeste.
 A los pies de este monte encontramos la desembocadura en estuario del río Anllóns y la ría de Corme – Laxe.
 En este espacio, las dulces aguas del río Anllóns se combinan con las saladas aguas del océano Atlántico formando un panorama único de gran belleza. Una franja de arena divide en dos el estuario, formando dunas, llamadas “Dunas de La Barra”, de unos dos kilómetros de longitud y aproximadamente 400 metros de ancho.
 A la izquierda de las “Dunas de la Barra”, hay un espacio llamado “Isla dos Cagallóns”, lugar donde un número importante de aves descansan, ya que es un lugar de tránsito importante a nivel ornitológico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario